jueves, 14 de enero de 2010

Provocación y Creatividad

Ser creativo significa en buena medida, ser diferente. Y ser diferente se consigue desafiando los convencionalismos y aceptando retos complicados, ¿pero cómo? Una de las estrategias para conseguir ese objetivo es la provocación.

Una provocación supone siempre una alteración del sentido de algo y provoca cierto desconcierto. Por ejemplo, pensar que las lámparas provocan oscuridad, que existe una leña que no se consume nunca... todas esas ideas suponen reducir la realidad que conocemos al absurdo.

¿Qué tal si lo vemos con un ejemplo? Supongamos que estamos buscando ideas para que las portadas de los libros de una editorial sean más atractivas.

Para empezar, formularemos una serie de ideas básicas sobre las portadas de los libros:

Ideas Tradicionales / Básicas Ideas
  • En las portadas aparece el título del libro
  • En la portada hay letra
  • La portada es del mismo tamaño que el libro
  • as portadas son normalmente rectangulares

Invertidas / Provocativas
  • En las portadas NO aparece el título del libro
  • En la portada NO hay letra
  • La portada NO es del mismo tamaño que el libro
  • Las portadas NO son normalmente rectangulares

A partir de ahí, se trata de abrir la mente y lanzar ideas. Por ejemplo, que el título del libro no empieza en la portada sino en el lomo... Como vemos, pensar provocativamente es esencial en creatividad. Se trata de una de las estrategias creativas más útiles y sugestivas. ¿Qué os parece si lo probamos en nuestro trabajo? ¡Ya veréis como funciona!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada